Lva Radio

Transmitiendo Vida

Canción actual

Title

Artist

Background

Lo vil y menospreciado

Escrito por el 08/09/2020

1.- Oración inicial

“Señor y Padre, sabemos que la sabiduría que brota de la inteligencia humana no es sabiduría, pues ésta nos aleja de Ti. Por lo tanto, reconocemos que nuestra vida está plagada de insensatez, y esto es porque muchas veces despreciamos Tu sabiduría. Ahora que nos has hecho cercanos a ti, y nos has llamado para vivir sabiamente, el mundo nos dice anticuados y torpes. Pero recuerda a nuestro corazón que la paz y la seguridad solo la tenemos en ti.”

2.-Lee la palabra de Dios

“Y habrá allí calzada y camino, y será llamado Camino de Santidad; no pasará inmundo por él, sino que él mismo estará con ellos; el anduviere en este camino, por torpe que sea, no se extraviará.”  Isaías 35:8

 

3.-Reflexiona

Quizá te parezca raro que el texto central de este devocional sea Isaías 35:8 y no 1 Corintios 1:27-28 al compararlo con el título. Pero la razón por la que seleccioné el pasaje de Isaías es para entender algo muy importante. Desde tiempos muy antiguos siempre ha habido una eterna comparación en dos sentidos. O por lo menos en dos cosas. Por un lado, todo ser humano que desprecia la fe cristiana es vista como una persona libre de tabúes y de viejos fetiches que solo son para los ignorantes. Y viceversa, las personas que profesan la fe cristiana, por lo general son tachadas como personas de bajo intelecto. Al menos esto es lo que la sociedad en general nos ha querido vender desde que tenemos memoria. Pero esto no es algo nuevo. El trasfondo de Isaías 35:8 nos dice que este tipo de comparaciones siempre ha existido en la humanidad. Verán, el profeta Isaías vivió en un tiempo muy particular. Fue un profeta que le tocó en los tiempos del exilio de la nación del norte, Israel; pero además también le tocó profetizar contra la nación del sur, Juda. ¿Cuál era la denuncia que el profeta hizo contra Judá? La denuncia era que habían tenido el consejo de Dios como insensatez. Tanto Israel como Judá cometieron el mismo gran pecado, querer vivir de acuerdo a la sabiduría humana, y despreciar el consejo de Dios. Para ellos era tonto seguir los mandatos aparentemente arcaicos del Dios que los había liberado de las garras de Egipto. Y es por ello que Dios los mandó al exilio. Que contexto tan revelador, porque si uno lee los profetas del Antiguo Testamento, sus denuncias son tan vigentes para nuestra época como lo fueron el día en que fueron proclamadas. Hoy ser cristiano es ser tomado por torpe. Es ser despreciado y tenido por débil. Y lo mismo pasa con el contenido del Evangelio. Es tenido por anticuado y absurdo aun por algunas ramas liberales de la misma iglesia. Ahora, después de esta explicación quisiera decir algo ¡Que promesa tan grande nos da nuestro gran Dios en Isaías 35:8! Podremos ser torpes, podremos recibir calificativos negativos hacia nuestra persona. Nos llamarán tontos, ineptos y anticuados por nuestra fe cristiana. Pero no importa, si el Señor nos ha llamado, por torpes que seamos, no nos dejará. Esto me recuerda aquellas

Alaba a Dios

Himno “Fuente de la Vida Eterna”


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo