Lva Radio

Transmitiendo Vida

Canción actual

Title

Artist

Background

Que Sigan a Jesús

Escrito por el 16/07/2020

1. Medita en la Palabra

“Cuando descendió Jesús del monte, le seguía mucha gente…”
(Mateo 8:1)

1. Reflexión

Oh, cuánto anhelo guiar a Cristo a las personas que me rodean y tanto me observan, a seguirle tal y como lo siguieron sus primeros discípulos, pero, !cuánta necesidad tengo de ser capacitada! Jesús nos mandó hacer discípulos a todas las naciones (Mateo 28:19) y ser la luz del mundo y la sal de la tierra (Mateo 5:13-16). El Señor hablaba en serio cuando mencionó
estas mismas palabras. El mundo no es nuestro hogar, nosotros como hijos de Dios no somos de aquí, pero sí tenemos una gran responsabilidad al habitar temporalmente aquí.

No podemos esconder la luz que hay en nosotros en nuestros cuartos o en nuestros templos para siempre, así que debemos acudir al llamado de discípulo y obedecer. Pero al obedecer mucha gente nos verá; nos escuchará en todo momento y observará cada paso, acción, y decisión que tomemos. No toda la gente que seguía a Jesús aquella tarde que bajó
del monte era discípulo de Cristo. Así, nosotros tendremos al mundo que escudriñará todo sobre nosotros al distinguirnos como hijos de Dios, nos acepten o no. Entonces, !cuanto más anhelo tener más a Cristo y de Cristo en mi! No quiero que me vean a mi. Soy como ellos, como el resto del mundo, en naturaleza. No hay nada bueno en mi. Mis acciones son
incapaces de mover multitudes y hacer que ellas se entreguen a Cristo. ¿Qué gloria hay en mi que ellos deseen tener? Quiero que vean a Cristo. Quiero que conozcan a Cristo. Quiero que clamen a Cristo. Y quiero que Cristo les revele Su gloria y poder por medio de Su Evangelio.

¿Qué debo hacer entonces para ser esta persona que no flaquea, justa y de buenas obras, que hará que los hombres vean y reconozcan al Padre y le den gloria? (Mateo 5:16).Buscaré al Señor en mi aposento. Al cerrar la puerta de mi cuarto me hincaré y oraré al Padre
que está en los cielos. Buscaré y llamaré a la Puerta del Evangelio, y rumiaré y escudriñaré la dulce Palabra de Dios. Pronto, no por mis obras, sino por el Espíritu de Dios, la luz que quiero que vea el mundo se encenderá. Pero debo permanecer velando, tal como nos manda nuestro
Señor, sino mi lámpara se apagará. Si dejo de buscarle la gracia de Dios no se apartaría de mí, ni la salvación que me ha otorgado sería perdida, pero el gozo del Señor desvanecería de mi vida y la lámpara a mis pies sería difícil de comprender y encontrar.

1. Alaba a Dios

“Tu y yo ” Marcos Witt

Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo