Lva Radio

Transmitiendo Vida

Canción actual

Title

Artist

Background

Un Digno Representante

Escrito por el 14/02/2019

“Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.” (Hebreos 4:15)

El cambio de régimen en un país se vuelve en uno de los momentos más significativos e importantes de una nación en cada final de un ciclo presidencial. El pueblo elige a sus representantes. La nación se prepara para el cambio administrativo que tomará lugar para los próximos años. Probablemente este tiempo se llena de incertidumbre e incredulidad. A la salida de un presidente y en la entrada de otro en el poder nos llenamos de preguntas. ¿El que se va fue un presidente que nos representó bien? o, el que está por entrar ¿verá por los intereses y el bien estar del pueblo antes que por los suyos y el de sus allegados? Y bien pensamos a cerca de esto porque un representante es aquel que tiene el oficio de velar por los intereses del que representa. Vivimos con la esperanza de que las personas que elegimos recuerden porque se les puso ahí.

Israel vivió particularmente estos problemas en el Antiguo Testamento. Los representantes sacerdotales eran indignos e insuficientes en el escenario más importante de la nación. La insuficiencia tenía que ver con dos cosas. Primero, tenían que estar a la altura de los estándares de Dios mismo para poder ser un digno representante, lo cual ninguno alcanzó; y además tenían que ser compasivos. A lo largo del Antiguo Testamento encontraremos el testimonio de que la familia sacerdotal constantemente cayó en el pecado del orgullo y la altivez. Fueron inmisericordiosos, faltos de empatía, altaneros y elitistas. Buscaban las experiencias y los halagos externos, buscaban el reconocimiento de las personas, pero constantemente desechaban los ruegos de los pobres y desamparados. La carta a los Hebreos fue justamente para personas que precisamente habían sido empobrecidos y desamparados por causa del Evangelio. Fueron desterrados y perseguidos, pero una promesa se les fue dada… su representante celestial era un digno representante de ellos. Primero porque en verdad esta a la altura de Dios, pero también porque este representante, este Sumo Sacerdote entendía el sufrimiento. ¿Te has sentido desamparado? Nuestro Señor te comprende. ¿Has sido traicionado? Cristo también fue traicionado. ¿Has sentido el peso de la tentación? Nuestro representante también fue tentado. Recuerda “Él nos comprende” y esto es una maravillosa noticia para nosotros. Porque no solo nos comprende, sino que a raíz de Su vida perfecta (…sin pecado) y Su muerte expiatoria, nos ha vestido con Su Justicia. Se nos ha declarado Su Vida sin pecado a nuestro favor.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *