Lva Radio

Transmitiendo Vida

Canción actual

Title

Artist

Background

Una nube de esperanza

Escrito por el 09/06/2020

01_blue

1. Oración inicial

«Señor mi Dios, hoy derramo mi corazón delante de ti intercediendo en medio de esta situación tan difícil que el mundo está afrontando, continúo insistiendo delante de ti por aquellos que te necesitan y confió en tus promesas que son esa pequeña nubecita de esperanza donde mi fe descansa. Sé que vendrá una gran lluvia de bendición y salvación sobre esta tierra. Amén.»

02_blue

2. Lee la palabra de Dios

“Entonces Elías dijo a Acab: Sube, come y bebe; porque una lluvia grande se oye. Acab subió a comer y a beber. Y Elías subió a la cumbre del Carmelo, y postrándose en tierra, puso su rostro entre las rodillas. Y dijo a su criado: Sube ahora, y mira hacia el mar. Y él subió, y miró, y dijo: No hay nada. Y él le volvió a decir: Vuelve siete veces. A la séptima vez dijo: Yo veo una pequeña nube como la palma de la mano de un hombre, que sube del mar”. 1 Reyes 18:41-44

03_blue

3. Reflexiona

En el contexto de este relato la nación de Israel estaba pasando por una gran sequía de casi tres años que trajo escasez y hambre, a causa de su idolatría e inmoralidad espiritual. Esta situación les llevó al temor. Pero en medio de todo esto Dios levanta al profeta Elías para batallar contra las fuerzas del pecado y del mal en su pueblo.
Mientras Acab subió a disfrutar de un gran banquete y su pueblo está muriendo de hambre, Elías subió al monte el Carmelo para interceder ante Dios por su pueblo y para pedir lluvia. Dos actitudes totalmente contrastantes. Aquí podemos ver dos tipos de personas las que prefieren seguir sus impulsos carnales, los que buscan la comodidad, los que se conforman con una situación difícil y no hacen nada para solucionarla y los que prefieren lo espiritual, buscar a Dios y su dirección. Elías sabía que la mejor manera de enfrentar esta crisis era orando, pidiendo perdón y arrepentimiento para que Dios tuviera misericordia y volviera su rostro a ellos.
Por eso le dice a su criado que suba a la cumbre y observe al mar y este le dice que no ve nada y le insiste que suba siete veces más. Esa es la fe que no desfallece, la fe que cree aun sin ver nada. A la séptima vez el criado le dice que ve una pequeña nube del tamaño de una mano de hombre y entonces Elías le ordena ir a buscar a Acab para que se resguarde porque viene una gran lluvia.
Recordemos que Dios derrama bendiciones con pequeños comienzos, hace que visualicemos una nubecita de esperanza en medio de situaciones difíciles y nuestra fe es la clave, por eso no sabemos cuántas veces tendremos que subir a la presencia de Dios e insistir en oración por la respuesta que llegará como esa pequeña nube que desató una gran tormenta.
La fe de Abraham que a pesar de su vejez confió en las promesas de Dios como lo dice Romanos 4:20-21” Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido”.
Es la fe que Jesús nos enseñó y comparó con una pequeña semilla de mostaza, que cuando se siembra tiene la capacidad de dar un gran árbol. Es una fe sobrenatural que va más allá de nuestra razón y nos hace confiar plenamente en la respuesta de Dios aunque no la visualicemos. ¿Estamos plenamente convencidos que Él cumplirá sus promesas?

04_blue

4. Alaba a Dios