Dios conoce mejor que nadie tu vida

Uno de los atributos de Dios es que él es Omnisciente, quiere decir que conoce todo. Lo que fue, lo que es y lo que será. Conoce todo lo que sucede en el planeta y el universo entero. Conoce a todas las personas, sus pensamientos, palabras, tristezas, necesidades, debilidades, luchas, etc.

Dios conoce todo

Nadie puede esconderse de Dios, su presencia no está limitada a la distancia ni el tiempo. Él se encuentra en todas partes. En la tierra y en los cielos. La Biblia dice; “Los ojos del Señor están en todo lugar, vigilando tanto a los malos como a los buenos.” Proverbios 15:3 (NTV).

Por lo tanto, siempre estamos bajo la mirada de Dios. Él nos ve en todos los lugares, incluso cuando estamos ocultos a los ojos humanos.

Nada está encubierto delante de Él.

“Yo conozco tus obras” es una frase que Jesús repite en cada mensaje a las siete iglesias que se mencionan en Apocalipsis. En su mensaje a la iglesia de Laodicea dice lo siguiente:

Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.

Apocalipsis 3:15-16 (RVR 1960).

En este mensaje Jesús se presenta a la Iglesia Laodicea indicando que conoce todo y usa una ilustración que se refiere a la tibieza espiritual, a la indiferencia y a la falta de compromiso con las cosas del Señor.

Una persona tibia, intenta jugar en medio y al intentar ser ambas cosas, corre el peligro de ser expulsado. Es como si Jesús dijera, “si tan sólo fueras caliente o frío, yo podría hacer algo en tu vida. Pero debido a que no eres ninguno, yo no haré nada.”

Jesús quiere cambiar en nosotros el juego engañoso de estar en términos medios, tratando de agradar al mundo y a Jesús. Él conoce mejor que nadie nuestro corazón y las intenciones que tenemos.

¿Cómo estás delante de Dios? Si reconoces que estás en tibieza espiritual, es hora de cambiar y seguir verdaderamente a Dios. Caso contrario, quedas expuesto a lo que dice el Señor; “…Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.”


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *